5 consejos para dejar un trabajo infame

En pleno momento de crisis, de paro laboral, de locura existencial y después de 21 horas trabajadas, renuncié voluntariamente a un empleo.  ¡Sí, lo hice!

.

Les dije:

“No continuaré porque este trabajo es incompatible con mis expectativas de tiempo y no me hace feliz¨.

goma

Di un portazo y me fui.

.

.

Bueno, no dije ni hice eso exactamente, aunque ya os hubiera gustado, pero es lo que mi interior les gritaba, mientras ponía mi sonrisa número 45 para ocasiones ultra incómodas.

Igual que cuando me tocó dejar un trabajo, después de enfermarme de gastritis, entre otras cosas porque me encontraba arreando a unas semi bestias poco comprometidas y  prácticamente haciendo sola la faena. O igual que cuando renuncié telefónicamente a otro, donde pretendían que siguiera una política de engaño a las personas que atendíamos. O cuando dejé otro porque se unían los dos conflictos anteriores: hacerlo todo yo y convencer a la gente de comprar humo… ¡ah!  y volver a sufrir de gastritis.

Es por ello que, con lo aprendido, os quiero dejar mis 5 consejos para renunciar a ese trabajo que te saca canas verdes, aunque todos crean que estás loc@.

1.  – Antes de abordar a tu ya casi ex-jefe, debes estar profundamente convencid@ de que estás list@ para dejar el trabajo. Que definitivamente no tolerarás más horas en ese lugar.

2.Prepara y memoriza un discurso muy corto pero contundente y a ser posible que contenga las palabras: expectativas, hasta hoy, incompatible, gracias, hasta nunca.

3.No te arrepientas. Por el contrario, asume que la verdadera valentía ha sido tomar la decisión por tu bienestar. Y no la cobardía de aguantar como un animal cualquier situación indigna, sólo por cobrar a fin de mes.

4.No esperes que nadie te lo reconozca como una proeza. Recompénsate y hazte un regalo.

5.Y sobre todo, utiliza esta renuncia como impulso para poder vivir de lo que mejor se te dé y te guste hacer.

goma

Gracias a Dios, hasta ahora en mi récord, cuentan más las experiencias de proyectos que me han hecho feliz que los patéticos desenlaces anteriores.

Y esta vez me quedo con una idea, muy poderosa eso sí:

Puedo sacrificarme por un tiempo realizando una labor, mientras no trastoque mi dignidad y tenga un plan a futuro, pero lo que no puedo, ni he podido, ni podré hacer, es traicionarme. Comprobadísimo… ¡Se me da muy mal!

230 eurazos me gané igual. 230 eurazos de respeto y amor propio.

¿A que te han entrado ganas de renunciar?

goma

7 Comments

  1. Magnifico!!! La dignidad, la autoestima valen mucho y la confianza en que en el universo esta reservado lo mejor para ti…me gusta mucho Ali…

    Me gusta

  2. Sí, muy bonito, yo soy la primera que considera que si un trabajo te hace infeliz debes dejarlo, pero a ver…
    1) ¿Con sólo 21 horas trabajadas consideras que ya conoces esa empresa? ¿O quizá viste que era demasiado esfuerzo para lo que tú estás dispuesta a ofrecer en un trabajo? Habría que ver cuáles eran las condiciones salariales y lo que te piden para poder decir tan alegremente de que era un trabajo “infame”. Lo que me lleva a la siguiente pregunta:
    2) Supongo que harías una entrevista previa en la que te informarían sobre las condiciones laborales del puesto. Si no te gustaron, ¿por qué lo aceptaste? Precisamente en estos tiempos de crisis de los que hablas hay muchísimas personas que necesitan un empleo, y tú se lo quitaste durante unas horas a alguno de ellos.
    3) Y quizá ahora digas: “Pero es que un trabajo tiene que llenarte”. Pues sí, en un mundo ideal sí, pero si tan espiritual y progresista eres deberás pensar en las miles de personas que, antes de pensar en todas estas consideraciones elevadísimas sobre la “dignidad” (¿En serio has utilizado esa palabra? ¿Dónde trabajaste, en un prostíbulo o matando animales?), tienen que pensar en dar de comer a los suyos. Seguramente tu status no te hace pensar en esas cosas, ¿no?

    En fin, que muy bonito todo, pero es muy fácil soltar frases hechas como “Un trabajo debe hacerte feliz” cuando tienes la vida solucionada y ninguna boca a tu cargo. En la vida hay que tener un poquito de respeto no sólo por uno mismo, sino por los demás, y por lo que explicas aceptaste un trabajo que seguramente ya sabías de antemano que no iba a gustarte sin pensar en las muchas personas que podían necesitarlo más que tú. O eso, o eres una floja que a la que empieza a trabajar le salen todos los males…

    Un saludito.

    Me gusta

  3. Hola Susana, y tienes razón! Pero en realidad, esto lo he escrito pensando en aquellas personas que siguen en un puesto que no les gusta cual robots, por miedo al cambio, que podrían plantearse otras oportunidades pero por ¨tener un trabajo estable¨ descartan el riesgo. Y porque creo que en estos nuevos riesgos y cambios, es que pueden comenzar a surgir mejores empleos, para todos. Respeto tu postura y gracias por poner tu punto de vista 😉

    Me gusta

  4. Hola Susana! Los trabajos mediocres son los menos sinceros durante una entrevista. Con la crisis y nuestra insistencia a la conformidad impide que se valore a un profesional, y se crean nuevas modalidades del perfil de un trabajador dentro de una empresa conformado por un rebaño y un líder. Por otro lado los miles de parados no son por unas horas trabajadas son por 15 años de malversación. Y otros 30 años de gente como tu y como yo no declaran y abusan de las prestaciones y ayudas sociales. Por otro lado cualquier trabajo es considerado digno y respetable si su trato lo es. En nuestra diversidad tengo la capacidad de reconocer a una prostituta feliz y a un mendigo gozando de su conformismo. No necesitas ser una niña de cuna para luchar por un trabajo digno. Yo quiero ser de goma porque me tramite positivismo y a más de uno les ayudará recuperar la confianza en sí mismo para seguir luchando.

    Me gusta

  5. Lo mejor es ir feliz al trabajo, sacas lo mejor de ti y te sientes bien, sube el autoestima, por lo contrario si no te gusta el trabajo, vas con mala cara, estas susceptible entre otras cosas.
    Yo lo ice dejar un trabajo y me siento muy bien aun sabiendo que ay crisis, que hace mucha falta el dinero y ay pagos por medio primero soy YO

    Me gusta

  6. ¡Esa es la idea! Lo de ser de goma no es una ilusión, es un cambio de actitud ante la loca realidad que vivimos… y si no lo hacemos nosotros… ¿quién? Gracias por vuestros comentarios gumana Carolina, gumana sonia 😉

    Me gusta

Deja tu comentario ↓↓↓

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s